La Red Europea contra el Racismo en España rechaza la medida de Vic de negar el empadronamiento a los inmigrantes ‘sin papeles’

 La Red Europea contra el Racismo en España, de la que forma parte Aculco, rechaza la medida tomada por el Ayuntamiento de Vic de negarle el empadronamiento a la población inmigrante que se encuentre en situación administrativa irregular.

 

La red Europea contra el racismo en España compuesta por más de 25 organizaciones, entre las que se encuentra Aculco, rechaza rotundamente la medida tomada por el Ayuntamiento de Vic de negarle el empadronamiento a la población inmigrante que se encuentre en situación administrativa irregular.

 

Esta medida tendrá graves consecuencias en el acceso de los derechos de carácter fundamental y universal reconocidos por el Tribunal Constitucional, como el acceso a la sanidad, la educación básica obligatoria o el acceso a los servicios sociales. Esta decisión contraviene no solo la Constitución española sino la legislación de extranjería y la ley de bases del régimen local.

 

Consideramos que estas medidas no son dignas de partidos democráticos por cuanto caen en la lógica de la ultraderecha excluyente, racista y xenófoba que se encuentra en la oposición de este ayuntamiento.

 

Exigimos al Gobierno de España que no sólo realice declaraciones públicas en contra de esta media sino que tome las medidas legales necesarias mediante la Abogacía del Estado e informando a la Fiscalía ante una decisión ilegal, véase en el caso de Catalunya  el interesante precedente de la fiscalía de delitos de odio y discriminación.

 

Es necesario que el Estado de Derecho se respete ante medidas legales que violan la legalidad en base a prejuicios abiertamente racistas, que  deslegitiman el poder de representación de los políticos.

 

Exigimos que el Gobierno de España actúe con eficacia y firmeza para que este caso no quede impune y no constituya un peligroso precedente. La pasividad ante la violación de la legalidad en base a prejuicios racistas por parte de representantes políticos sería un mal ejemplo hacía la sociedad española. La indiferencia o la complicidad ante el racismo y la intolerancia solo fortalecen el discurso de los racistas y de los intolerantes.

 

Los ciudadanos no podemos permitir que los representantes políticos permanezcan pasivos y nos enfrenten los unos a los otros.

 




Olgher Santodomingo Guarín
Secretario técnico ENAR España
Tel. 91.5550698 ext. 132
enar.spain@gmail.com


 

Menú